Plan de negocio de un salón de manicura

Pau Sisternas

En los últimos tiempos hemos visto aflorar salones de manicura y belleza en nuestras ciudades. Se trata de un negocio con un gran potencial, pero también nos encontramos que, en varias ocasiones, a la vez que abrían cerraban. ¿La razón? Un mal plan de negocio. Si quieres que tu salón de manicura sea un éxito, necesitarás contar con un buen plan de negocio para un salón de belleza. Vamos a ver las claves para preparar el plan de negocio, que en este caso cuenta con seis partes bien definidas.

¿Qué necesito para crear un negocio de uñas?

Cómo hacer un plan de empresa para un salón de belleza

Como es habitual, el plan de negocio del salón de belleza comienza con la visión general. Aquí, se incluye una serie de pinceladas sobre el propósito, objetivos o el enfoque del negocio. Nunca está de más incluir información sobre la empresa, además de su localización. Si ya existe y queremos actualizar el plan de negocio o si estás comprando un negocio ya existente, es importante añadir la situación actual y logros notables. No olvides tampoco el estado de las cuentas del negocio, así como la formación de los empleados.

El segundo capítulo del plan de negocio lo dedicaremos a la gestión y organización del salón de manicura. No puede faltar el organigrama, donde aparecerán el fundador, propietario e inversores. Si ya cuentas con un equipo de trabajo, también deberían aparecer en dicho organigrama. Más allá de su puesto, deberías especificar sus especialidades: manicura, pedicura, recepción y/o administración del negocio... En caso de contar con varios equipos de trabajo, habría que indicar quién es el responsable de cada uno.

A continuación indicaremos los servicios ofertados en el salón de belleza. Siempre es importante definir claramente los servicios que se ofrecen, y qué incluye cada uno. Otro elemento fundamental en este apartado es el catálogo de productos utilizados. Puedes contar con una marca que te apoye, o utilizar productos de distintas marcas. En este capítulo no pueden faltar los precios de cada servicio, y también es importante mirar al futuro. Si planeas nuevos servicios en el futuro, descríbelos e indica los requisitos para ponerlos en marcha.




Llegamos al cuarto capítulo del plan de negocio, en este caso el plan de marketing en el salón de belleza. Más allá de describir tu público objetivo, es el momento de hacer el análisis DAFO para conocer nuestros puntos fuertes, las debilidades y oportunidades del negocio. El estudio de mercado con el correspondiente análisis de la competencia nos permitirán desarrollar una estrategia de marketing. No olvides incluir los diferentes canales que utilizarás para la promoción y el presupuesto necesario para este plan.

El plan operativo es otro de los apartados importantes de nuestro plan de negocio. Especialmente si pensamos en un futuro a medio y largo plazo. Por una parte, hay que incluir las instalaciones y el espacio necesario. Por mucho que des cita previa, siempre es necesario un espacio para esperar lo que nos obliga a tener un espacio más grande del inicialmente previsto. También deberás tener en cuenta las necesidades tecnológicas, de equipo, legales o contables de la organización.

Por último, pero no menos importante, tenemos el plan financiero. Si lo hemos dejado para el final es porque los capítulos anteriores nos permiten hacernos una idea de la inversión necesaria para poner en marcha el salón de manicura y los gastos que esperamos tener. A ellos habría que añadir la previsión de ingresos (proyecciones de flujo de caja). Este último apartado jugará un papel clave a la hora de buscar financiación antes de poner en marcha el negocio, ya sea a través de mecanismos convencionales como los bancos, business angels u otro tipo de inversores.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No