¿Cómo funciona la contabilidad de un grupo empresarial?

Pau Sisternas

Curso Análisis contable Intefi

Según la legislación actual, para que haya un grupo de empresas una sociedad debe controlar otras. Y es que esta gestión de las cuentas, en lo que se conoce la contabilidad de la empresa que, como su nombre indica, se encarga de contabilizar todos los movimientos económicas y financieros que se producen dentro de la organización.

Para que exista este control, la sociedad dominante debe tener la capacidad de nombrar o destituir a la mayoría de miembros de la dirección de la sociedad dependiente, controlará la mayoría de los votos -ya sea directamente o gracias a acuerdos con terceros- o cuando sus votos han servido para el nombramiento de la mayoría de miembros del órgano administrativo. Y los grupos empresariales tienen un tratamiento fiscal y contable diferente al del resto de empresas.

Programas contables gratis

Las operaciones vinculadas y presentación de cuentas consolidadas

Cuando dos empresas independientes completan una operación, hablamos de una transacción general, que no tiene nada de especial. Sin embargo, cuando dos empresas de un grupo empresarial cierran una operación, hablamos de operaciones vinculadas debido a la estrecha relación que hay entre las dos compañías que la han realizado.

Si hay un aspecto clave en el funcionamiento de la contabilidad de los grupos empresariales, este es la presentación de las cuentas consolidadas, algo que no deja de ser polémico.

Los grupos empresariales (holding) están obligados a presentar sus cuentas consolidadas, lo que afecta de modo decisivo al tratamiento fiscal de sus beneficios. El objetivo de las cuentas consolidadas es que todo el grupo empresarial tenga un tratamiento fiscal único, como si se tratase de un solo contribuyente. Así, el grupo tributa por todas las empresas de forma simultánea, no empresa a empresa. Esto hace que el grupo pueda compensar las ganancias de una empresa con las pérdidas de otro del mismo grupo.




Aunque declaren como un mismo grupo, todas las empresas integradas en la sociedad deben redactar y presentar una a una sus cuentas individuales, además de los Estados Financieros. Estos Estados Financieros, conocidos también como Cuentas Anuales Consolidados, se presentan como si fuesen una única unidad económica y están compuestos por el Balance de Situación, la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, el Estado de Cambios en el Patrimonio Neto, el Estado de Flujos de Efectivo y la Memoria, todos ellos consolidados.

Plantilla Excel premium para analizar el balance de situación

Fusiones y escisiones entre empresas

Nos podemos encontrar con que se produzca una fusión entre empresas del mismo grupo, o con que una empresa se escinda de la matriz pero siga formando parte del mismo grupo, lo que también afecta a la contabilidad. Tras completar la operación, hay que valorar los elementos patrimoniales que se adquieren e incluirlos en el valor contable. C

uando hay diferencias, estas deben registrarse en la partida de reservas. Lo mismo pasa si se produce una plusvalía: hay que integrar las diferencias en la parte proporcional de la participación sobre la entidad y el resto pasará a ser fondo de comercio.

Hay que tener en cuenta que si la fusión se produce después de incorporar las sociedades al grupo, la fecha de referencia a efectos contables es la de inicio del ejercicio en el que se ha producido la fusión, no el momento en que se aprueba esta. En cambio, si la fusión se produce en el mismo ejercicio en que se ha comprado una empresa ajena al grupo principal, la fecha de referencia para la contabilidad del grupo empresarial será la de la adquisición de la nueva compañía para el grupo de empresas.

Reducciones de capital, pago de dividendos y disoluciones

Tanto las reducciones del capital de las empresas como el pago de dividendos o las disoluciones de una empresa pueden afectar a la contabilidad del grupo empresarial. Por norma general, la empresa cedente es la que contabiliza las diferencias entre la deuda y el valor contable del negocio entregado mientras que la empresa cesionaria lo contabilizará según los criterios del apartado de aportaciones no dinerarias (Pymes) o según los criterios de fusión y escisión de empresas del grupo (resto de empresas).

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No