Por qué deberías valorar una propiedad antes de instalar ahí tu negocio

Paula García

Debes valorar bien la propiedad donde ubicarás tu empresa.

Una de las cuestiones clave a la hora de poner en marcha una franquicia de cualquier sector es que la matriz esté de acuerdo con la ubicación que has elegido. Pues bien, esa misma condición deberías tener en cuenta a la hora de comprar una propiedad para instalar allí tu empresa o negocio. Antes de adquirirla deberíamos valorarla para estar totalmente seguros de que la inversión que haremos vale la pena. Al fin y al cabo, comprar una propiedad no es una inversión pequeña, y si no tiene valor puede ser la soga en el cuello de tu negocio.

Razones para valorar una propiedad para tu empresa

Como hemos visto en los últimos años, el mercado inmobiliario es algo extremadamente volátil, que puede cambiar de la noche a la mañana. Sin embargo, deberíamos valorar bien la propiedad a la hora de comprarla. Una de las razones más importantes es la financiación, ya que según el valor de la propiedad y el precio de tasación podremos acceder a una u otra hipoteca. También es más fácil saber si estamos pagando un precio justo si hemos valorado la propiedad, porque no es difícil dar con locales o edificios con un precio demasiado elevado.

El hecho de valorar y tasar la propiedad nos permitirá conocer el precio justo o real de la propiedad en ese preciso momento. Hay circunstancias que influyen a la hora de valorarla, pero también el negocio al que te dediques. Como por ejemplo:

  • la localización,
  • el entorno,
  • la conectividad con otros puntos de negocios o
  • la accesibilidad

Ejemplos de situaciones para valorar diferentes propiedades

De tener una pequeña empresa de fontanería, no necesitarás el mismo espacio que un abogado que abre su propio bufete. Si la superficie se adapta a lo que necesitas, la propiedad tendrá mucho más valor que una pequeña o una enorme.

En el caso de que seas el único propietario de la empresa, lógicamente nadie te impedirá comprar un local sin valor para la empresa o pagar por él un precio excesivo. Sin embargo, a corto y medio plazo las finanzas de la compañía se resentirán por una inversión que no tendrá el retorno esperado. La solución solo se puede encontrar a muy largo plazo, aunque no tenemos garantías de que podamos llegar a ese largo plazo. En cambio, si tienes un socio, puede que rechace la compra de una propiedad si la valoración no es positiva y vais a hipotecar vuestro futuro.




Como decíamos antes, la valoración también es esencial a la hora de acceder a la financiación. Al ir a solicitar una hipoteca al banco, el valor de la propiedad se convierte en el mejor aval en caso de impagos. Los bancos buscan reducir riesgos tanto como sea posible. Si consideran que quieres instalar tu negocio o empresa en una propiedad sin mucho valor, la entidad rechazará tu solicitud o, en el mejor de los casos, te concederá un préstamo acorde a su valoración, que difícilmente llegará a lo que te piden por ella.

Valora bien la propiedad donde montar tu negocio

Cómo valorar la propiedad donde ubicarás tu empresa

Precisamente esa necesidad de minimizar pérdidas puede hacer que el banco no te ofrezca una valoración justa del espacio que te interesa. Lo mismo pasa con los tasadores de las inmobiliarias, que tienen la necesidad de vender la propiedad para llevarse su parte de la comisión. Las tasaciones y valoraciones suelen ser subjetivas, y la mayoría de nosotros no tenemos la formación suficiente para valorar la propiedad por nuestra cuenta.

La cosa no acaba aquí, es importante contextualizar los datos. ¿Cómo han evolucionado los precios de esa misma propiedad a lo largo de los años? ¿Qué futuro se prevé para esa propiedad?, etc. Así, el usuario sabe cuándo es el mejor momento para comprar la propiedad e instalar allí su empresa. Puede hacerse una idea de si la inversión realizada para la adquisición se verá rentabilizada a medio y largo plazo o si, por el contrario, la propiedad perderá valor y no podrá recuperar la inversión con una hipotética venta.

Además, necesitarás de información sobre los datos del inmueble, como superficie, antigüedad, referencia catastral o coeficiente de participación. A continuación nos encontramos con la valoración: el precio total de la propiedad y el precio por metro cuadrado.

No te puedes olvidar de la evolución del precio. Hay que comprobar cómo ha discurrido el precio del metro cuadrado en el último semestre y una previsión sobre la evolución que se espera a 3 meses. Por último, con respecto a los servicios. Una banca o restauración pueden ser los más interesantes para pequeños y medianos empresarios, debes cerciorarte también sobre centros de salud o colegios y la distancia que nos separa de ellos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SíNo
Sin categoría