5 aspectos básicos que necesitas para poder emprender

Eloisa
Claves para el emprendimiento

puhhha || Shutterstock

Cada vez hay más personas que han decidido lanzarse a la aventura y tratar de ser emprendedores, como una manera de labrarse un futuro en el que no tener que depender de nadie, pero ¿qué se necesita para emprender?




En primer lugar, saber que tener una empresa propia también conlleva tener mucha paciencia y saber que, en ocasiones, puede que no todo salga como uno esperaba (de hecho, no es infrecuente que esto pase). Aunque no hay unos pasos infalibles para el emprendimiento, sí que hay unas cuantas claves que, al menos, deberían tenerse en cuenta. Si quieres aprende más te dejamos la guía completa para emprender: La Guía para emprender un negocio por primera vez [2022]

Claves que debes considerar para emprender con éxito

No existe una fórmula exacta para convertirse en un emprendedor de éxito, pero hay muchos recursos disponibles. Los eventos de networking pueden ayudarte a ponerte en contacto con otros empresarios, contactos del sector y posibles inversores. Las incubadoras o aceleradoras pueden ayudarte a desarrollar un producto, un plan de negocio y una estrategia de marketing. Sin embargo, hay ciertos factores a considerar para que un negocio funcione. ¡Te los mostramos a continuación!

1. Formación

Por muy buena que sea una idea de nada servirá si no se sabe cómo llevarla a término o, cuanto menos, qué se requiere para que ésta tenga una oportunidad real. Es aquí donde la formación previa que sienta las bases para emprender será fundamental. Hablamos, por ejemplo, de llevar a cabo un máster o cursos en emprendimiento. Por supuesto, habrá cosas que cada uno deberá aprender más en el día a día y resolver problemas que ni siquiera se imaginaba, pero, al menos, contará con los conocimientos necesarios que le habrán hecho desarrollar las habilidades y competencias más necesarias en este ámbito.

En Emprende Pyme podrás encontrar la mejor selección de cursos para emprender con éxito. Te dejamos aquí el listado de Cursos Online para empresas y emprendedores

2. Investigar a la competencia.

Puede ser que se cuente con una idea única que aún no se haya desarrollado, pero es improbable y aun en este supuesto, si se consigue el éxito, lo más normal es que se acabe por tener competencia. De ella siempre hay mucho que aprender mediante un análisis de la competencia: sobre todo habrá que tratar de explotar sus fortalezas y alejarse lo máximo posible de sus debilidades.

3. Trazar una hoja de ruta

Los objetivos han de estar claramente definidos y ser plausibles. En los inicios lo mejor es dar por sentada una cantidad mínima de pérdidas (de dinero y de tiempo) En realidad, esto hay que verlo como una inversión y tener algo de paciencia para que la empresa propia acabe por dar sus frutos. Si se sabe los pasos que hay que ir dando todo acaba por resultar mucho más sencillo aunque, y esto hay que tenerlo siempre presente, el camino no será fácil. Descarga la plantilla gratuita de Objetivos Smart en Excel.

4. Contar con una web.

La realidad es que dejando a un margen lo que se quiera poner en el mercado (tanto bienes como servicios), si no se apuesta por tener presencia en internet se acabará por estar trabajando solo a medio gas, porque no es solo que la Red abra un mundo de posibilidades más amplio; es que la mayor parte de los consumidores de hoy en día se fijan en la presencia online de las empresas, en las opiniones de otros usuarios sobre las mismas en la página web o  e-commerce y si no existe dicha presencia en internet cabe una posibilidad importante de que finalmente opten por la competencia, así que mejor invertir en esto desde el minuto uno.

5. Recursos financieros.

Hay que tener en cuenta que los comienzos supondrán una balanza un tanto desequilibrada en la que pesarán, especialmente, los gastos frente a los ingresos. Hay que partir de estas bases y tratar de hacerse con un pequeño colchón al que poder recurrir durante, al menos, el primer año y siempre que pueda haber algún que otro contratiempo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No